Forestería Análoga

Es una metodología de manejo forestal capaz de proveer alimentos y productos comercializables en el mediano y largo plazo. Restaura la estructura de un bosque, y por lo tanto, sus funciones ecológicas y ecosistemas, a fin de incrementar la biodiversidad.

La Forestería Análoga es una herramienta eficiente para atenuar la deforestación, emplea especies nativas y exóticas para diversificar productos alimenticios, medicinales y madereros para beneficio socioeconómico de los productores, disminuyendo su dependencia al mercado de los monocultivos.

La Amazonía en el Perú ocupa más del 60% del territorio patrio y el 13% de su extensión continental, abarca la mayor superficie después del Brasil y su conservación tiene repercusión sobre el clima continental, la mitigación del calentamiento global y el cambio climático.

Los bosques amazónicos cumplen funciones ecológicas de vital importancia para nuestro planeta, son responsables de la protección de las cuencas hidrográficas, la reducción de la erosión y la desintoxicación (fitorremediación) de los suelos, el control biológico, la regulación del clima y la conservación de recursos genéticos de flora y fauna, además de sustentar etnias en aislamiento voluntario y contacto inicial, así como poblaciones milenarias y migrantes.

Agricultura insostenible para la Amazonía

Los monocultivos vienen siendo la principal causa de la desaparición de los bosques en la Amazonía y la consecuente pérdida de diversidad biológica. Ellos generan impactos ambientales negativos adicionales muy graves, pues tanto el agotamiento como la contaminación de los suelos y el agua, además del descenso de los niveles freáticos son su resultado. Adicionalmente, los monocultivos generan una agobiante dependencia de insumos exógenos, tales como semillas híbridas y transgénicas, pesticidas químicos y fertilizantes altamente contaminantes.

El sistema de monocultivos impone además, condiciones desfavorables para los agricultores, sometiéndolos a una despiadada manipulación de precios en el mercado de los grandes volúmenes productivos, provocando el incrementa de su vulnerabilidad frente a pérdidas de cosechas por sequía, inundación y plagas; muchas de ellas generadas por el mismo sistema productivo ineficiente.

Bosques Productivos: Conservación y desarrollo

Un panorama tan desalentador, obliga a reflexionar y revisar los paradigmas que el desarrollo productivo plantea, para virar nuestra mirada hacia los conocimientos ancestrales tradicionales, poniendo especial atención en sus prácticas productivas diversificadas y de pequeña escala. En ellos y en los conocimientos avanzados sobre los procesos ecológicos naturales se sustenta la Forestería Análoga, teniendo a la conservación de la biodiversidad y el suministro tanto alimenticio como medicinal, como sus objetivos primordiales; siempre y cuando el rédito económico para sus protagonistas esté asegurado.

Es aquí donde la Forestería Análoga (FA) juega un rol preponderante como metodología de manejo forestal que propone algo extraordinario, nada menos que el establecimiento de ecosistemas análogos a los de un bosque Clímax o en apogeo, tanto en estructura como en funciones ecológicas, a fin de establecer bosques productivos de largo plazo.

Los bosques productivos o jardines forestales albergan a depredadores naturales y proveen un mejor entorno de adaptación para numerosas especies de polinizadores y dispersoras de semillas. La creación de bosques productivos requiere de transferencia tecnológica y fortalecimiento organizacional de las comunidades rurales, además de la promoción del uso de especies comercializables, en coherencia con los aspectos socioeconómicos y ecológicos.

Cómo lo hace Arbio?

Arbio Perú viene trabajando en la adaptación de un modelo de conservación productiva bajo los principios de Forestería Análoga en la Amazonía de Madre de Dios (PIPEA 240-2014), el emprendimiento es posible gracias al financiamiento del Programa Innóvate Perú del Ministerio de la Producción, iniciativa de financiamiento digna de resaltar, puesto que es el mismo gobierno del Perú quien apuesta por la conservación y la generación de bosques productivos pioneros en el país.

El primer paso fue el compilado de información para el enlistado de especies cultivadas en la región, tanto las de crecimiento natural como aquellas de posible adaptación, gracias a la participación de un grupo focal de agricultores locales.

A continuación, y con la ayuda de líderes locales del sector académico, institucional y de la sociedad civil; se sometió dicha lista a la evaluación y selección de especies en función de diecisiete variables, entre ellas, su potencial productivo, ventajas comparativas, usos, facilidad de manejo, interacción simbiótica, tolerancia edáfica, altura, estrato a ocupar, productividad, temporada de cosecha, precio y demanda en el mercado.

Gracias a un algoritmo matemático, especialmente diseñado para dichas variables, se seleccionaron cincuenta y dos especies para el diseño óptimo de bosques productivos con una combinación, distribución espacial y densidad de especies, según el tipo de terreno; además de la productividad y rentabilidad proyectada por cada hectárea para cada año y la instalación de un vivero que permitió la producción de plantones para el establecimiento de dos parcelas demostrativas, una para especies frutales y la otra para especies medicinales en el vivero Chacra Mama, ubicada en el Corredor Turístico Tambopata.

¿Cuál es el negocio?

La importancia socioeconómica y ambiental de los bosques amazónicos es crucial, de ellos depende el rendimiento de casi todas las grandes industrias agrícolas y pecuarias del país, inclusive en regiones muy alejadas, más allá de los valles interandinos de la cuenca oriental y occidental de la Cordillera de los Andes.

En términos políticos, la Forestería Análoga propone convertirse en una de las herramientas para la planificación del uso de la tierra y la conservación de cuencas hidrográficas, incrementando la resiliencia y la biodiversidad de un paisaje degradado para restaurarlo y favorecer la adaptación de sus ecosistemas y comunidades a los efectos del cambio climático global.

Para vencer a la gran barrera comercial existente para el ingreso de productos provenientes de los bosques productivos a los nichos especializados del mercado global, se ha desarrollado un sistema de certificación internacional de Productos de Jardines Forestales o Forest Garden Product (FGP), la misma que ha significado un gran avance en el aspecto comercial.

¿Dónde funcionó la Forestería Análoga?

El concepto fue concebido en Guatemala y California (USA) en el año de 1975, con el objetivo de restaurar pastos dañados en Sri Lanka. Posteriormente, los modelos fueron mejorando con experiencias en Guatemala, Filipinas, Vietnam y Ecuador.

En su mayoría, los proyectos de FA se desarrollaron en ecosistemas de trópico y neo trópico; sin embargo, sus principios han demostrado ser de aplicación cercana a la totalidad de los ecosistemas forestales, incluyendo bosques marítimos de acadias en Canadá y bosques de manglar de Honduras, hecho que representa una gran oportunidad para la restauración de bosques en los diversos pisos ecológicos de nuestro bello Perú.

En el Perú, Arbio es pionero en el la adaptación de un modelo de conservación productiva bajo los principios de Forestería Análoga en la Amazonía de Madre de Dios.